Suscríbete y recibe notificaciones de nuestras publicaciones


No al fular casero / KANGUTINGO

By Etiquetas: en
Imprimir artículo

¿Cómo hacer un fular?


Escucha la opinión de los expertos. compra un fular kangutingo. Los fulares kangutingo son de una tela especial, un procedimiento diferente y condiciones de calidad.

Fulares Ergonómicos

"Yo no recomiendo "hacer" un fular, porque un fular casero te servirá para el primer tiempo, pero cuando tienes un fular comercial, de marca, te das cuenta de la diferencia, en cuanto a comodidad." Irene
El fular es un gran trozo de tela. Pero no cualquier tela... Los fulares son una tela especialmente diseñada para el porteo. Me costó mucho entender ésto, porque en definitiva, ¿no es un pedazo de tela? foulard en francés significa pañuelo, entonces, ¿cualquier pañuelo debería servir como fular, no?
El fular es una tela cuyo tejido sólo hace que la tela se estire en diagonal, pero no en forma longitudinal o transversal, de modo que el fular no se estira ni se deforma con el uso. Una vez colocado el bebé en la tela y la tela ajustada, el bebé queda sentado en ella, y con el movimiento de la madre, no va rebotando el bebé ni moviéndose la tela de un lado al otro, ni se va aflojando el nudo, pero el bebé no está estático en el porteo, sino que la tela permite ir acompañando suavemente el movimiento de la mamá.
Es una tela que se amolda, se adapta, al cuerpito del bebé y la mamá, no queda dura ni rígida (por más que a los fulares tejidos muchas veces se los llame fulares rígidos para diferenciarlos de los fulares elásticos).
Es una tela suave y amorosa al tacto. Es una tela transpirable, que si bien da cierto calor (como cualquier género que una se ponga sobre la piel), en general está confeccionada en algodón, siendo algunos fulares con mezcla de lino, cáñamo, bambú o seda, lo que los hace telas frescas. Y si vives en un clima frío, ¡los hay con mezcla de lana también! Es una tela que soporta mucho peso; los fulares tejidos son telas sometidas a pruebas de resistencia (los fulares KANGUTINGO, por ejemplo, han sido testeados con niños de 4 y 5 años de edad).

Son telas con las que se puede ajustar bien, correctamente y con facilidad; eso quiere decir que si tiramos de la tela, la tela queda en el sitio estirado, no vuelve hacia atrás, hacia su lugar original, no se contrae ni se repliega sobre sí misma. Es una tela que se puede desplegar sin inconvenientes y no se enrolla en sí misma. Es una tela que es cómoda; la tela no se clava ni lastima el cuerpo ni del porteador ni del bebé, es mullida en los hombros, se desliza correctamente por el cuerpo cuando se necesita hacer el nudo, no es una tela rústica.
Se suele decir que el fular es el rey de los portabebés, el portabebé más versátil y duradero, porque un mismo fular nos sirve desde recién nacido hasta el final del porteo. Con un mismo fular se pueden hacer multiplicidad de nudos, variar constantemente la manera de colocarlo, y en distintas posiciones, tanto adelante, como de costado y en la espalda, lo que hace que podamos ir variando los músculos que trabajan durante el porteo, para no ir cansando el cuerpo y dejando caer el peso siempre de una misma manera. 
Cualquier tela del mercado, cualquier tela que se pueda comprar en una sedería o casa de telas, no cumple con todas estas características que intenté detallar. Las telas que se comercializan están confeccionadas para hacer ropa de vestir, no para llevar bebés. Sí encontrarás en las sederías telas más resistentes que otras, telas suaves al tacto, telas más o menos cómodas si decidís llevar un bebé con ellas, y con las que te podrás hacer un fular casero, pero el fular es un tipo de tejido muy particular. El fular no es una tela que se venda en casas de tela; los fulares tejidos están confeccionados por empresas que se dedican exclusivamente al porteo, y que vienen investigando en este campo desde hace décadas.

Los fulares tejidos son una tira de tela de 0,70 metros de ancho, con un largo que va variando. Los hay desde 2.70 metros de largo hasta los 4,70 metros o incluso 5,20 metros, todo dependiendo de la marca del fular, ya que el largo de cada talle (talle 2, talle 3 y así) puede variar de una marca a otra. Existen fulares de distintos largos, y cada porteador elige el largo dependiendo del uso que se le vaya a dar, del niño que se deseé portear, de la situación de porteo y de la experiencia del porteador.

Los fulares tejidos más "populares" son los fulares largos (de 4,20 metros a 4,70 metros, siempre dependiendo de la marca), porque con ellos podés hacer nudos de varias capas (varias capas de tela sobre el cuerpito del bebé), siendo los nudos de varias capas los que más peso del bebé soportan (no es que en un nudo de una sola capa, como el llamado nudo canguro, la tela se vaya a romper, sino que irás más cómoda llevando a tu bebé si ya pesa lo suyo, si es sostenido por más de una capa de tela), y por los que suelen empezar las madres y padres canguro. Si estás empezando a portear necesitás mucha cantidad de tela, porque ajustar la tela para hacer correctamente un nudo, lleva su tiempo y práctica. Los nudos con los cuales generalmente se inicia (la cruz envuelta, la mochila cruzada, la doble hamaca), llevan mucha cantidad de tela. Además, los papás que se inician se sienten más seguros si su bebé está sostenido por más de una capa de tela.

Los fulares cortos o "shorties" son los elegidos por las madres que ya portean con pericia. Ya se sabe ajustar correctamente la tela, entonces no necesitamos que sobre. Ya se hacen nudos correctamente, no tenemos necesidad de envolver al niño en varias capas de tela porque no tenemos miedo de que se nos caiga, entonces podemos prescindir de los nudos de varias capas. Si nuestro pequeño ya camina, es menos cantidad de tela para transportar cuando no quiere ser porteado y por lo tanto más cómodo. ¡Pero hasta con fulares cortos se pueden hacer nudos de varias capas ajustando muy bien la tela!

Muchas veces, por ser el fular una tela tan resistente y especialmente creada para cargar bebés y niños, se confeccionan las bandoleras y mei tais con tela de fular. Esto se llama en el mundo del porteo "transformación". A un portabebé determinado, como puede ser la bandolera o el mei tai, se le añade el confort extra del fular. Esto hace que las bandoleras y mei tais tengan un soporte y comodidad añadido. En el caso de las bandoleras, portabebés que más que nada el peso del bebé se carga en un solo hombro, tener una bandolera de fular hace que el porteo asimétrico sea un poco más amigable, si el bebé ya es un bebé grandecito. Y el mei tai, que se suele comenzar a usar con niños más grandecitos, si es de tela de fular, tiene un soporte inmejorable. 

Los fulares tejidos, para mí que soy una enamorada de ellos, son un producto de lo más noble, de lo más amoroso, son una herramienta increíble de apego. Como ya dije más de una vez, el uso de portabebés ergonómicos me permitió vivir mi maternidad mucho más conectada conmigo misma y con mi bebé. Y los dos disfrutamos y compartimos muchos momentos de amor y complicidad. Para muestra, ¡miren esta cara de placidez!

kangutingo, fulares en Colombia, tejidos, crochet

Fulares en ...
Product #: tomado de: casaenconstrucción 4.8 stars, based on 1089 reviews
$69.900 Fulares en Bucaramanga, Bogotá y Medellín Garantía: 100% Colombiano, 100% Artesanal Disponible! Pidelo ahora!
Hola, soy kanguito, y estás en kangutingo, en ésta página verás contenido interesante sobre CRAFT Y FULARES TEJIDOS. Tenemos un curso de porteo, puedes encontrarlo Además, te va a encantar nuestro curso de crochet de la tejetienda.
Hola!, esperamos que la estes pasando bien! Gracias por visitar KANGUTINGO, si tienes algun problema con la publicación No al fular casero no dudes en reportarlo. Recuerda que en @KANGUTINGO puedes ver fotos y video tutoriales de cómo usar tu fular, hacemos envíos a cualquier lugar del País sin ningun tipo de restriccion, no olvides recomendarnos con tus amigos. aparecemos en instagram y facebook como @kangutingo

Back to Top
tienda whatsaap mesenger kangutingo