El Paso a las Comidas Sólidas Para tu Bebé

Escuchar en YouTube

Comidas sólidas para tu bebé

las comidas del bebé


kangutingo Artículo de @kangutingo en Facebook
2020-05-01 Llega el momento en que tu bebé debe dar el paso hacia las comidas sólidas, sin duda el alimento por excelencia es la leche materna; pero llegados a sexto mes el bebé puede empezar a consumir alimentos sólidos que complementen su dieta. Para ello puedes tener en cuenta las siguientes señales que te indican que está listo para el consumo de otros alimentos:
Author:
kangutingo

Llega el momento en que tu bebé debe dar el paso hacia las comidas sólidas, sin duda el alimento por excelencia es la leche materna; pero llegados a sexto mes el bebé puede empezar a consumir alimentos sólidos que complementen su dieta. Para ello puedes tener en cuenta las siguientes señales que te indican que está listo para el consumo de otros alimentos: 
 + Habitualmente, dejan de usar su lengua para empujar el alimento fuera de la boca y desarrollan la habilidad de mover los sólidos desde la parte delantera hasta la posterior para tragarlos. + Son capaces de sostener la cabeza en una posición vertical constante. 
+ Es capaz de sentarse sin ayuda. 
+ Suele llevarse las manos o los juguetes a la boca. 
+ Muestra deseos de inclinarse hacia adelante y abrir la boca. Si tu bebé muestra estas señales puedes confiar en que está igualmente listo para recibir otros alimentos aparte de la leche materna. Ahora te preguntas qué alimentos puedes darle y cuándo, así entonces puedes seguir las siguientes recomendaciones: 
+ Iniciar por pequeños pasos. Dale a tu bebé alimentos de un solo ingrediente que sean neutros, es decir que no tengan ni sal ni azúcar. Tener una espera de tres a cinco días y notar si se da alguna reacción adversa. Ya luego puedes dar paso a alimentos combinados. 
+ Alimentos nutritivos. Para la segunda mitad del primer año de tu bebé, el hierro y el zinc son nutrientes valiosos. Estos los puedes obtener en el puré de carne y en los cereales de grano simple fortificado con hierro. 
+ Cereales para los bebés. Puedes mezclar una cucharada de cereal para bebé de grano simple y fortificado con hierro con cuatro cucharadas (60 mililitros) de leche materna o de fórmula, según desees. No debe utilizarse el biberón, sino mejor permitir sentar a tu bebé erguido y darle el cereal con una cucharita quizá una o dos veces al día, ello luego de amamantarlo. Cuando el bebé se acostumbre a comer el cereal puedes prepararlo con menos líquido e ir aumentando el tamaño de las porciones que le ofreces. Y podrás ir usando diferentes cereales de grano simple como arroz, avena o cebada, ten presente no usar mucho el cereal de arroz por la exposición al arsénico. 
 + Frutas y Verduras. Con el tiempo puedes ir introduciendo el puré de verduras y frutas, igualmente de un solo ingrediente que no lleven sal ni azúcar. Y de la misma manera ten una espera de tres a cinco días para darle un alimento nuevo. 
 + Dale alimentos finamente picados. Sobre los ocho y diez meses, buena parte de los bebés pueden comer porciones pequeñas de alimentos como bayas, verduras, pastas, carne bien cocida, queso, cereales secos y galletas para bebés. Si se da el caso que tu bebé rechace el alimento que le ofreces, no te preocupes inicialmente, quizá es por el sabor y la textura de los mismos. Espera una semana y vuelve a intentarlo. Si en caso de continuar rechazando el alimento, consulta con tu médico para descartar algún problema relacionado con la resistencia a recibir otro alimento. En caso de presentarse alergia a algunos alimentos debes evitar dárselos, de todos modos ten en cuenta que inicialmente alimentos altamente alergénicos como cacahuetes, huevos y pescado pueden disminuir el riesgo de alergia a dichos alimentos cuando se les da tempranamente. 

De todos modos, si es el caso de tener referencias familiares con alergias a ciertos alimentos, deben ser suministrados en porciones pequeñas con un antihistamínico oral disponible, preferiblemente en casa. De no darse la reacción puedes considerar en seguirlo ofreciendo y en mayores cantidades. Cuando involucres jugos, estos deben ser dados hasta después de cumplir su primer año. Los jugos no son tan necesarios y además no tan valiosos como sí lo es la fruta entera. Además, demasiado jugo puede afectar su peso y darle problemas de diarrea. Si es el caso que le des jugo que sea ciento por ciento de fruta y no más de cuatro onzas en el día. Debes evitar darle a tu bebé alimentos inapropiados, entre ellos: 
+ Nada de leche de vaca ni miel, antes del primer año. En el caso de la leche de vaca no ayuda con los requerimientos nutricionales y puede causar una deficiencia de hierro. Y en el caso de la miel suele tener esporas que se relacionan con una grave enfermedad conocida como botulismo infantil. + Evitar alimentos que le puedan atragantar. Dejar de lado alimentos sólidos como trozos de carne o queso, uvas, verduras crudas ni trozos de frutas; a no ser que sean pedazos muy pequeños. De la misma manera evitar darle alimentos duros. Ten muy presente evitar ofrecerle al bebé, antes de los cuatro meses, los siguientes alimentos: remolacha, espinaca, habichuelas, zanahorias o calabazas preparadas en casa. Ya que dichos alimentos pueden contener los nitratos suficientes que le provoquen un trastorno hematológico denominado metahemoglobinemia. Finalmente, ten en cuenta que le momento de alimentarlo es un espacio de unión, donde puedes hablar con tu bebé y guiarlo amorosamente, ten en cuenta estos tips para hacer de la comida un momento de disfrute: 
+ Que esté sentado. Usa una silla si ya tu bebé puede sentarse, que tenga una base ancha y estable, usa las respectivas correas de seguridad. 
+ Permítele que explore. Los bebés se permiten jugar con la comida, entonces debes procurar que los alimentos sean blandos, fáciles de tragar y se rompan en pequeños trozos. + Integra otros utensilios. Puedes dejarle una cuchara en una de sus manos y a medida que va aprendiendo viendo como le ofreces tú con otro utensilio, él intentará copiar el movimiento, aliéntalo para que use la cucharita. + Usa una tacita. De esta manera lo alientas para que se prepare para dejar el biberón. Es casi seguro que sobre los nueve meses, tu bebé ya aprenda a beber de una taza.
+ Servir porciones individuales. Puede presentarse que al darle de comer a tu bebé su saliva quede en la cuchara y afecte el resto del alimento, entonces usa platicos con las porciones, para aprovechar al máximo el alimento. + Procura evitar las peleas por la comida. Si tu bebé rechaza algún alimento, no le obligues a comerlo; solo espera y en otro momento se lo ofreces.
+ Saber si está satisfecho. No lo fuerces a comer, quizá cuando llora o gira su cabeza para no comer más sea momento de dar por terminada la cena. Además, si su crecimiento va dentro lo requerido, es señal de que está comiendo bien y lo suficiente. Y más que nada, disfruta todo ese momento de la comida, que juegue, que el espacio se ensucie, que tu bebé se vea igual untado; deja que se dé así también; reconoce que estás creando la buena alimentación en tu bebé y a futuro todo ello lo vale.

El contenido presentado en nuestro sitio web está protegido bajo licencia de uso y avalado por SafeCreative. Puedes compartir nuestro contenido gratuito referenciandonos. :3 Gracias y un abrazo!


Compartir:

Volver a la página Principal

Facebook comments: